La psicoterapia como aplicación de los principios evolutivos

Viva-La-EvolutionUn dato poco conocido es que la ciencia de la conducta tiene fuertes vínculos con la teoría de la evolución, al punto que puede ser considerada como una forma de ciencia evolutiva aplicada a la conducta.

En un artículo publicado recientemente, Hayes y Sandford (2015), proponen que la psicoterapia moderna (particularmente los abordajes llamados “tercera ola”), pueden ser entendidos como la aplicación de ciertos procesos evolutivos, y si me permiten, voy a hacer una revisión de las ideas básicas en términos un poco más llanos. Dicho de otro modo, voy a hacer pedazos el artículo con la noble intención (pobremente ejecutada) de hacerlo entendible para los colegas. Si quieren rigurosidad sobre los temas o algo bien escrito en cambio, vayan a las referencias que dejamos al final.

Principios básicos

Empecemos por el inicio, que es un buen lugar para empezar. Desde el punto de vista evolutivo, son las consecuencias de un cambio biológico las que influencian que ese rasgo se sostenga. No hay una intencionalidad en esto, sino que sucede que dentro de la amplitud de rasgos que suceden aleatoriamente, algunos tienen mejores chances en ese ambiente en particular. Por ejemplo, el rasgo de un cuello más largo de las jirafas tiene como consecuencia llegar a las ramas más altas de los árboles en la sabana y esa consecuencia refuerza la retención y transmisión de ese rasgo. No hay intencionalidad alguna (la jirafa no desarrolla un cuello más largo “para” llegar a las hojas).

La ciencia de la conducta postula que los mismos principios controlan la selección y mantenimiento de una conducta: en un laboratorio conductual, la conducta de bajar una palanca emitida por una rata (conducta emitida inicialmente de manera azarosa), tiene como consecuencia obtener comida, y eso hace que la conducta se sostenga. En ambos casos son las consecuencias del ambiente, la influencia del contexto, lo que explica la selección de rasgos biológicos o conductuales.

Skinner lo escribió mejor:

De la misma manera que los rasgos accidentales que surgen en las mutaciones, son seleccionados por su contribución a la supervivencia, así también las consecuencias reforzantes seleccionan a las variaciones accidentales del comportamiento

(Skinner, 1974)

Permítanme profundizar el paralelismo, y para ello, vayamos primero a ver algunos puntos básicos. En la teoría de la evolución se involucran tres procesos:

1) Variación: se requiere que haya diversidad genética. Por ejemplo, algunas jirafas tendrán cuellos un centímetro más largo que otras, otras un centímetro más corto, etc.

2) Selección: las consecuencias del ambiente actúan sobre ese reservorio de rasgos, de manera que ciertos rasgos obtienen mejores consecuencias que otros. Las jirafas de cuello más largo acceden mejor a las hojas de los árboles.

3) Retención (herencia): Los rasgos son transmitidos a la siguiente generación.

Lo mismo, punto por punto, se puede aplicar al análisis de la conducta. Veamos:

1) Variación: la conducta es fluida y variada. No hay dos instancias de la conducta que sean topográficamente iguales. La conducta de un organismo varía constantemente. Por ejemplo, al ensayar por primera vez una partitura en el piano, se tocan teclas erróneas accidentalmente todo el tiempo (incluso una vez que una partitura se aprende, no hay dos interpretaciones iguales).

2) Selección: las consecuencias del ambiente actúan sobre ese repertorio de conducta, por lo cual algunas conductas se encuentran con mejores consecuencias que otras. En el caso de aprender a tocar una partitura en el piano, la acción de tocar las teclas que coinciden con la partitura es reforzado, mientras que las pulsaciones que no corresponden con la partitura son gradualmente eliminadas.

3) Retención: las conductas así reforzadas se integran en el repertorio de conductas del organismo, y son transmitidas a través de ciclos vitales a través de prácticas simbólicas y culturales (por ejemplo, el uso mismo de partituras).

En la época de Skinner existía una dificultad para integrar la perspectiva de la ciencia de la conducta y la evolucionista, porque en la ciencia evolutiva primaban las posiciones geneticistas, es decir, las que consideran la evolución como un proceso que involucra exclusivamente a los genes (la posición de Richard Dawkins es un buen ejemplo de eso).

En la actualidad, sin embargo, se han desarrollado otras aproximaciones a la teoría de la evolución, aproximaciones que van más allá de la supervivencia de los genes y que permiten integrar la conducta de los seres vivos en los principios evolucionistas. Estos cambios involucran dos grandes aportes conceptuales.

En primer lugar,  la teoría de la selección multinivel que propone que los mecanismos de la evolución funcionan simultáneamente en múltiples niveles: en el nivel de los genes, de las células, el organismo, las conductas del organismo, y los grupos (véanse los trabajos de David Sloan Wilson, por ejemplo Wilson & Wilson, 2008). Así, por ejemplo, una adaptación que mejora las chances de supervivencia del grupo puede suprimir otras adaptaciones que mejoran la supervivencia del individuo (rasgos altruistas versus rasgos egoístas).

Otro cambio relevante para nosotros de la teoría evolutiva fue la incorporación de que los procesos evolutivos no sólo se transmiten por el ADN, sino que hay otras dimensiones en las cuales las adaptaciones se transmiten. Es el concepto de dimensiones múltiples: los cambios se transmiten en la dimensión genética, en la epigenética (transmisión de rasgos a través de cambios que no involucran modificaciones del ADN), la dimensión conductual y en la dimensión simbólica (véanse los trabajos de Jablonka para esto, por ejemplo Jablonka & Lamb, 2007).

Tenemos entonces cinco conceptos clave: variación, selección, retención, múltiples niveles y múltiples dimensiones. Veamos qué tienen que ver con lo que hacemos en las psicoterapias conductuales-contextuales.

Evolución y psicoterapia

Como quizá sepan, la idea básica sobre la psicopatología en los modelos conductual-contextuales es esta: ciertos procesos básicos reducen la flexibilidad psicológica de las personas. Desde esa perspectiva, podemos considerar que la psicoterapia involucra diversos procesos de cambio que pueden ser descriptos según los cinco conceptos que detallamos en la sección anterior. Veamos uno por uno.

Variación

Ciertos procesos conductuales reducen la variación y amplitud del repertorio conductual. Toda forma de psicopatología puede ser descripta de esta manera: reducción y rigidez en el repertorio de conductas. Por ejemplo, una persona con fobia a los perros tiene un repertorio rígido de conductas: cuando ve un perro, las únicas conductas que emite son de evitación o escape; no se presenta un rango amplio de conductas (jugar con el perro, acariciarlo, pasar al lado, silbarle, etc.). Lo mismo pasa con una persona con trastorno obsesivo compulsivo que ante una contaminación, sólo emite conductas de evitación o escape. Y lo mismo pasa con un amplio espectro de cuadros psicopatológicos. Es por esto que Hayes y colaboradores propusieron como proceso central en toda la psicopatología la evitación experiencial (Hayes, Wilson, Gifford, Follette, & Strosahl, 1996).

Hay dos procesos que contribuyen a la reducción del repertorio conductual: el control predominantemente aversivo de la conducta y la conducta con regulación verbal excesiva (una revisión completa de estos procesos ocuparía más espacio que el que tenemos en el blog, queda para la próxima, pero véase Hayes & Ju, 1998) y Hayes, Brownstein, Zettle, Rosenfarb, & Korn, 1986)

Los procedimientos en psicoterapia se dirigen a reducir estos dos procesos. El procedimiento de exposición, por ejemplo, que se utiliza en muchas formas de terapia, tiene como resultado el aumentar la variabilidad de la conducta frente a estímulos aversivos (y no, como se suele sostener, para eliminar la ansiedad). Los procedimientos de defusión, mindfulness y aceptación, por otro lado, se dirigen a reducir la regulación verbal excesiva de la conducta.

Es decir, las terapias contextuales se dirigen a aumentar la variación de la conducta mediante la reducción del impacto de los procesos que estrechan repertorios.

Selección

Citemos a Hayes y Sanford (2015) para este punto, porque creo que no hay nada que añadir o agregar a lo que dicen:

Procesos tales como la evitación experiencial estrechan los repertorios de conducta en parte porque imponen un criterio de selección disfuncional en el flujo de conductas. Evitar pensamientos o emociones difíciles lleva a la selección de cualquier acción que temporariamente los reduzca, desde supresión de pensamientos a abuso de sustancias.

Los procesos tales como identificación de valores o entrevista motivacional pueden ser vistos como cambios en el criterio de selección para la acción. Los valores son descripciones respecto a cualidades deseadas de la conducta. La clarificación de valores sirve como una guía para seleccionar entre las acciones que contribuyen a esos valores y las que no. La mayoría de las intervenciones de tercera ola adoptan esos procesos, que en sí mismos han demostrado tener impacto conductual positivo.

Retención

Las psicoterapias incluyen procedimientos para retener los cambios conductuales funcionales, a través de la práctica de habilidades conductuales. La utilización de asignaciones para el hogar, o la prescripción de prácticas de mindfulness fuera de sesión tienen como objeto favorecer la retención de las conductas saludables (por llamarlas de alguna manera).

Selección de niveles múltiples

Como vimos, la selección de niveles múltiples implica que un rasgo puede seleccionarse porque es funcional en un nivel, aunque no lo sea en otro (la cooperación en las hormigas es provechosa a nivel grupal, pero no necesariamente a nivel individual: a una hormiga atorranta probablemente le iría mejor). En este sentido, la terapia promueve selección de conductas que son más funcionales a nivel de la persona considerada globalmente, aún cuando impliquen no ser la mejor opción para conductas más pequeñas. Por ejemplo, si sólo consideramos el nivel conductual de sentirse bien, el consumo de drogas es una buena opción. Pero si consideramos el nivel de la persona globalmente, es preferible la abstinencia, aún cuando se asocie a malestar.

Multidimensionalidad

Hay evidencia de que la psicoterapia tiene impacto en la expresión epigenética vinculada al estrés. También se puede notar la multidimensionalidad en los objetivos de las terapias contextuales, que incorporan no sólo la discusión de temas en sesión, sino que crecientemente están incorporando temas como la dieta, el ejercicio, sueño, recreación, relajación, soporte social, crecimiento psicológico, involucramiento en la comunidad, etc., que son importantes para la persona como un todo.

Cerrando

Para cerrar citemos un largo párrafo del artículo de Hayes y Sanford

Los problemas en el funcionamiento psicológico pueden ser pensados como un estrechamiento o rigidez de los repertorios conductuales, vinculados a criterios de selección inapropiados, en un nivel o dimensión erróneo, con insuficiente retención de variantes exitosas que podrían ocurrir en el contexto determinado. La psicoterapia busca invertir estos procesos. En las formas modernas de intervenciones contextuales basadas en la evidencia, las variaciones en la respuesta son logradas a través de métodos tales como promover disposición a experimentar eventos privados indeseados, exposición a tales eventos, y el uso de métodos de mindfulness para socavar la insensibilidad a la experiencia directa generada por la regulación por reglas verbales, a la vez que la atención al momento presente promueve mayor aprendizaje moldeado por contingencias.

Criterios de selección más saludables son establecidos a través de clarificación de valores y fijar objetivos, y las respuestas exitosas son retenidas a través de la práctica. Se promueve mayor sensibilidad al contexto  a través de atención conciente y atención flexible al momento presente. La selección multinivel se promueve a través de socavar conductas egoístas y enfocarse en el bien del todo, y el pensamiento multidimensional se promueve a través de asegurarse que los blancos conductuales se ajusten a lo que sabemos respecto a la importancia de un estilo de vida balanceado y saludable

Dicho de otro modo, la parte de aceptación, mindfulness y defusión de las terapias promueven la variación, mientras que la parte de cambio conductual y valores promueve la selección y retención de las conductas, en un contexto multidimensional y multinivel.

Lo interesante del asunto es verlo de esta manera permite investigar en qué medida los cinco procesos evolutivos son afectados por la psicoterapia; es decir, permite una forma distinta de evaluar los resultados e impacto de la misma. Este es un tema extraordinariamente interesante —si se es lo suficientemente nerd— porque involucra considerar a la psicología y a la psicoterapia en particular como algo completamente compatible con las ciencias de la evolución, sin perder un ápice de especificidad ni de rigurosidad.

El futuro está llegando…

Referencias

Hayes, S. C., Brownstein, A. J., Zettle, R. D., Rosenfarb, I., & Korn, Z. (1986). Rule-governed behavior and sensitivity to changing consequences of responding. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 45, 237–256. doi:10.1901/jeab.1986.45-237

Hayes, S. C., & Ju, W. (1998). The applied implications of rule-governed behavior. In Learning and behavior therapy (pp. 374–391).

Hayes, S. C., & Sanford, B. T. (2015). Modern psychotherapy as a multidimensional multilevel evolutionary process. Current Opinion in Psychology, 2, 16–20. doi:10.1016/j.copsyc.2015.01.009

Hayes, S. C., Wilson, K. G., Gifford, E. V, Follette, V. M., & Strosahl, K. (1996). Experimental avoidance and behavioral disorders: a functional dimensional approach to diagnosis and treatment. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 64(6), 1152–68.

Jablonka, E., & Lamb, M. J. (2007). Précis of Evolution in Four Dimensions. The Behavioral and Brain Sciences, 30, 353–365; discusssion 365–389. doi:10.1017/S0140525X07002221

Wilson, D. S., & Wilson, E. O. (2008). Evolution “For the good of the group.” American Scientist, 96, 380–389. doi:10.1511/2008.74.1

4 comentarios

  1. Tambien puede citarse a Paul Guilber, pPionero en la psicoterapia de la depresión desde el punto de vista evolutivo (Depression de Evolutión of the powerlessness). En nuestro país ver Chappa HJ: Distimia Y otras depresiones crónicas( Ed. Medica Panamericana, 2003); Tratamiento integrativo del TOC (Akadia, 20122)